jueves, 6 de marzo de 2008

Quis custodiet ipsos custodes?



Es una pregunta que nunca deja de estar de moda, como demuestra el respeto que tiene el FBI por el Estado de Derecho. Los centralistas siempre responden a ella creando otro nivel de burocracia, otro estamento supuestamente más puro e incorruptible. Nunca tardan mucho en dar ocasión para repetir la misma pregunta. Todos sabemos el destino final de ese camino.

La idea de controles horizontales, como la separación de poderes o el federalismo ha sido probada en varias ocasiones con bastante éxito, pero provoca gran repulsa entre aquellos que no pueden concebir que en algún lugar se permita cualquiera que sea su obsesión o vicio favorito: drogas, armas, CO2, alcohol, poligamia, impuestos bajos...

Pero lo que más provoca la repulsa, indignación y absoluto desdén por parte de los funcionarios, políticos, tecnócratas y otros aspirantes a Reyes Filósofos platónicos es la idea de los controles ascendentes. Que los propios ciudadanos puedan defenderse y denunciar el abuso de poder. Ya sea mediante leyes de responsabilidad administrativa, jurados con poder para nulificar, referendos, desobediencia civil o aún más directamente. Nuestra Libertad significa menor control para ellos.
NUEVO: Precisamente la policía americana demostró hace nada lo que piensa de que los súbditos se atrevan a juzgarles, la web ratemycop.com ha sufrido la suerte de los incautos.