jueves, 13 de marzo de 2008

Prometer y prometer hasta...



Es lo que hacen nuestros queridos políticos, pero con tan poca vergüenza, que no ha pasado ni una semana desde que fueran las elecciones y ya se están desdiciendo.

Solbes dice hoy que de 2 millones de empleos nuevos nada, 1,5 como mucho, y eso de momento, que no cuesta nada volver a revisar los compromisos electorales. ¿El crecimiento? Estará más cerca del 2,5 que del 3 y pico prometido (según él, claro, yo lo veo aún peor) y la inflación no sólo no se reduce sino que sube hasta el 4,4.

Es desternillante el descaro con el que se dan la vuelta al salir del recuento de votos, se dirigen a sus votantes y les llaman ¡Pringaos!



Otra cosa a la que hay que echarle el ojo es al uso del Fondo de Reserva de la Seguridad social para especular en bolsa. Si tienen el mismo éxito que con sus inversiones inmobiliarias, nos podemos despedir de las pensiones. Como si no fuera ya bastante estafa. (Piramidal, claro)